Mermelada de Albaricoque

En esta época del año es cuando los albaricoques están más buenos, es por eso que a menudo los compro en grandes cantidades. Lamentablemente los mejores no aguantan mucho tiempo y a veces no puedo comérmelos todos. ¿Cómo aprovechar la fruta cuando está más dulce y que aguante todo el año? ¡Pues convirtiéndolas en deliciosas mermeladas, por supuesto!

Como he dicho, me gustan mucho los melocotones en su punto, de un fuerte color anaranjado y ligeramente blandos al tacto. Normalmente es difícil encontrarlos así ya que puede que no duren ni dos días, pero si hay suerte, es el momento en el que están más dulces y jugosos. De todas formas, cualquier momento es bueno para convertirlos en mermelada, así que comencemos.

PREPARATIVOS

Las mermeladas son muy fáciles de preparar, pero lo importante es conservarlas bien y para eso, necesitamos envases que cierren herméticamente y esterilizarlos.

Hay dos métodos, uno es hirviendo tanto los potes como sus tapas durante al menos 5 minutos y el otro es lavándolos y poniéndolos en el horno a unos 120ºC hasta que se sequen. En ambos casos hay que asegurarse que los envases puedan soportar estas temperaturas sin alterarse, lo mejor son los botes de cristal.

El siguiente paso es de vital importancia: una vez esterilizados los envases, hay que evitar cualquier contacto directo con las manos, aunque nos las hayamos lavado. Las conservas en general son preparados que inhiben el crecimiento de las bacterias, pero no son perfectos y como suelen guardarse largos períodos de tiempo, el riesgo va aumentando a medida que pasan los días, por lo que conviene tener el máximo cuidado.

Ahora si, podemos pasar a la receta.

INGREDIENTES
- Albaricoques.
- Azúcar (mismo peso que los albaricoques sin hueso).
- Agua.
- 2 cucharadas de limón.

PASOS A SEGUIR

En primer lugar debemos lavar los albaricoques, por más ecológicos que sean, uno no sabe por donde han pasado.

A continuación les quitaremos el hueso, lo cual es muy fácil, solo hay que abrir el albaricoque por la mitad con las manos y quitarles el hueso. He leído en muchas recetas que el hueso se puede partir con un martillo y añadir la semilla del interior a la mermelada, pero pese a ciertos estudios dicen que puede tener propiedades para prevenir el cáncer, lo cierto es que también contienen en muy bajas dosis cianuro, y lo que es peor, no me gusta el sabor que le da a la mermelada, así que yo no lo hago.

Bien, una vez hemos deshuesado el albaricoque lo pondremos en una holla, preferiblemente no de aluminio, sino de hierro colado o algún material apto para cocciones prolongadas. Cubrimos los albaricoques con agua, un par de dedos por encima o más, de todas formas lo dejaremos al fuego un buen rato y si nos pasamos, solo tendremos que esperar un poco más hasta que se evapore el exceso de agua.

Añadimos también el limón, que más que dar sabor, ayudará a dar la textura semi gelatinosa característica a la mermelada.

Finalmente iremos añadiendo poco a poco el azúcar. Debo decir que la cantidad de azúcar en todas las mermeladas es la misma cantidad en peso que la fruta que estemos utilizando. Esto parece una barbaridad y en realidad lo es, pero el motivo por el que se hace es para que las bacterias encuentren un entorno hostil y no puedan reproducirse, pero la cantidad de azúcar puede reducirse a tres cuartas partes del peso si la fruta está madura, es decir si ponemos 1Kg de fruta, “solamente” pondremos 750 gramos de azúcar.

Personalmente, me gusta incluso menos dulce y si vamos a preparar una pequeña cantidad de mermelada que sabemos que no nos va a durar más de dos semanas, podemos poner la mitad de azúcar o la que nos dé la gana.

Encendemos el fuego (medio) y ahora es cuestión de ir removiendo para que no se queme ni caramelice el azúcar en el fondo de la olla. Cada cierto tiempo habrá que espumar la mermelada. Esta espuma, en el caso de los caldos hay que tirarla, pero en el caso de las mermeladas, podemos guardarla y se convertirá en un delicioso jarabe que no se vende en ninguna tienda. Es una de las ventajas de preparar la mermelada en casa. Si no la quitamos, es posible que se vaya quemando y dará un regusto desagradable a la mermelada, así que sacadla y untadla en unas crepes, quedarán deliciosas.

Pasada una hora, la mermelada comenzará a espesar y estará lista. Solo hay que tener cuidado al pasarla a los envases que no se manchen los bordes ni llenarlos por completo y listo, tenemos la mermelada preparada!

COMENTARIOS FINALES

Esta receta se podría haber preparado exactamente igual com melocotones, fresas, frambuesas, moras (mi mermelada favorita) o la fruta que queramos, he elegido los albaricoques porque estamos en temporada y como no, compré demasiados, así que aproveche para hacer unas fotos.

Se pueden añadir especias como canela, vainilla, clavo, lo que se nos ocurra y nos guste, que para eso lo hacemos en casa. También podemos añadir coñac, que le dará un toque especial, pero en ese caso no estoy seguro cuanto tiempo se conserve, así que mejor usar la mermelada de inmediato.

Sobre los usos de la mermelada, son múltiples y estoy seguro que nadie tendrá duda que hacer con ella. A mi me gusta para acompañar un queso bien curado o para pintar una carne que vaya a asar al horno.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Recetas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Mermelada de Albaricoque

  1. Sysku dijo:

    Excelente receta de mermelada. Mi madre nos alegró la infancia haciéndonos mermeladas de todo lo que se le ponía por delante, además de preparar un pisto delicioso, en mi casa llamado “guiso de tomate”, para pasar el invierno.
    Y aquí la solución a la conservación. Una vez llenos los botes con la mermelada o guiso pertinente, se les somete a un “baño maría” de dos horas para conseguir que se haga el vacío en su interior. De esta manera las conservas duraban hasta el año siguiente cuando se podía volver a disfrutar de la fruta en su temporada.

  2. jazzmic dijo:

    Es lo que tienen las mermeladas hechas en casa, están más buenas y traen todo tipo de recuerdos. Por cierto, estoy intrigado por tu guiso de tomate, si quieres puedes compartir tu receta o un día la preparamos juntos y hacemos un nuevo post!

    Por cierto, muy buen consejo el del baño María para las conservas. Existen muchas maneras de intentar conseguir una buena esterilización. En realidad el tema da para un artículo en sí mismo, pero como lo encuentro bastante árido, nunca he pensado en escribir sobre ello. Quizás debería animarme y hacerlo de todos modos…. veremos.

    Un saludo!

    • roger dijo:

      A mi tambien me gustan los melocotones, sobre todo los de Calanda o el “prèssec de vinya”. El hecho de que ahora mismo no pueda mermeladear los hace infinitamente mas deseables… que raro no? Hoy ha sido el segundo dia de verano de verdad, calor, sudor y grandes fortalezas de palomitas o algodon comestible de sueños surcando el cielo azul mientras algun trueno parpadeaba risueño y lleno de pocas intenciones. Por la tarde he ido a una cata de cerveza artesanal, y como no puedo tampoco tomar, hemos degustado seis cervezas artesanas.
      Estas cervezas artesanales se distinguen por no tener apenas gas y por estar vivas, pues evolucionan o hacen una segunda fermentación en la botella. Un mundo en si mismo, la cerveza, que bonito. Hemos catado la CCM +malta cuveé, una rareza hecha por la Compañía Cervecera del Montseny, la cual pasa un año en una barrica de madera nueva. Las Clandestines de Montferri, también producen varios tipos de cerveza artesana de tomillo, algarroba, negra y son si mas no, interesantes. Nunca nada es tan interesante como cuando se te es negado. Podríamos hacer mermelada de cerveza de tomillo???

      • jazzmic dijo:

        El cielo ahora mismo no lo veo, pero a pocos minutos de la 1 de la mañana, hace un calor insoportable…

        Muy interesante lo de la cerveza, y por supuesto, catar no es lo mismo que tomar, así que puedes seguir con las catas. Ahora, si lo que te gusta es que te lo prohiban, queda terminantemente prohibido que sigas! Por cierto, crees que sea posible que un día me acerque para escribir sobre CCM?

        Ya por último, una mermelada de cerveza la veo difícil, en cambio un gelee puede quedar muy interesante. Se hace con el vino y no veo porque no se pueda intentar con la cerveza, todo es probarlo!

  3. JohnPJones dijo:

    Ah, si, con la abuela la que pasábamos con fresas, naranjas y fresones… duraban una eternidad… algo importante, puesto que la fruta en Escocia se marchita rápido! Hmmm, perdimos la olla gigante que utilizaba para hacer las compotas.

  4. Makiko dijo:

    ゴックン!おいしそう〜〜〜♡

  5. jazzmic dijo:

    すごくおいしかった!!!今度少しもてきます :)

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Pingback: Mermelada de Kinkan «

  8. aurora dijo:

    Cuando lleno el tarro (yo lo saco directamente del agua de esterilización al tiempo que está hecha la mermelada, o sea bien calentito se tapa y se da la vuelta al tarro, así se forma el vacío. Se nota al abrirlo porque suena. No sé cuanto tiempo puede aguantar porque he hecho poca cantidad. Tampoco echo limón dejo la fruta con azúcar 12 horas

  9. jazzmic dijo:

    Hacerlo todo en caliente es una muy buena opción, es lo que recomienda Sysku y como dice, así aguanta todo hasta un año.

    Lo del limón es opcional, pero hay frutas que lo necesitan. Solo hay que poner un poquito, de manera que no se note el sabor, a menos que eso sea lo que queramos, pero si el suficiente para que ayude a espesar la mermelada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s