El Cuchillo

Cuchillo

Quizás lo hayais notado, pero uno de los temas de los que más me gusta hablar es de la cocina, pero resulta que no ha todo el mundo le gusta. A mucha gente le gusta comer, pero no cocinar, cosa que me parece extraña ya que cuando algo te gusta realmente, lo natural es interesarse e involucrarse. Pero al parecer en esta vida loca (loca, locaaaa) no todo el mundo tiene tiempo de cocinar, y por eso aceptan comer cualquier cosa en casa. Pues eso tiene fácil solución, una es conocer recetas sencillas y otra es tener las herramientas adecuadas.

Las recetas las iré añadiendo poco a poco, algunas fáciles y otras quizás no tanto, y de eso quiero que vaya el blog. Pero como buen amante de los artilugios, o como se les llama ahora, gadgets, también quiero hablar de las diferentes herramientas e utensilios de cocina. Hoy quiero hablar del más importante, el cuchillo.

Tengo que decir que he conocido a muchas personas que cocinan realmente bien, pero que los cuchillos que utilizan no son precisamente los mejores, pero como mínimo son adecuados. Pero ya que este será un post para aquellos que se inician en la cocina, quiero decir que si vais a comprar un cuchillo, que sea el “cuchillo del chef”, que es como lo llaman en wikipedia, o “cuchillo cebollero”, que es como lo conozco yo.

Este cuchillo es el que aparece en la foto y es grande, no muy pesado y puede llegar a estar muy afilado. Al mirar precios, veréis que es más caro que un cuchillo de mesa, pero creedme, valdrá cada céntimo que invertais en él. Y sobre todo, si es el único utensilio decente que pensais comprar, no seais tacaños.

Esto no quiere decir que debais invertir una gran cantidad de dinero, solo quiere decir, que no compreis el más barato. Preguntad como mínimo a un dependiente que parezca sincero. Luego, si teneis oportunidad, ved que tal lo empuñais, si os gusta el peso, la textura del mango, y que no sea ni muy pequeño, ni tampoco demasiado grande. En resumen, que parezca cómodo.

Si quereis comprobar lo afilado que está, no vayais a tocarlo con los dedos. Hay cuchillos que están realmente afilados y no querréis cortaros por haber sido descuidados. Acabareis sangrando, la gente alrededor se desmayará y lo que es peor, seguro no comprareis el cuchillo. Cortad el borde de una hoja, o en su defecto, deslizadlo suavemente sobre una uña (feo, si, pero efectivo).

El cuchillo debe ser afilado, aunque no hayais manejado nunca un cuchillo de estas características. El cuchillo es el que debe hacer el trabajo, si teneis que ser vosotros los que aplicais fuerza al cortar, correis peligro de que se os escape y tener un accidente.

Dicho esto, aunque no hace falta que lo compreis inmediatamente, deberíais pensar también en un par de afiladores como los de la foto:

Cuchillo1

El de la parte superior se utiliza para alinear la hoja, ya que esta se deforma con el uso. Pensad que no es el cuchillo entero de lo que hablamos, sino el filo, la parte más delgada, la que apenas podemos ver y que es la que realmente realiza el trabajo, y aunque es resistente, requiere mantenimiento. Y esto lo haremos cada dos o tres semanas, haciendo que el cuchillo resbale por el afilador en un ángulo de unos 20 grados, unas 8 o 10 veces. Es rápido y sencillo y notareis la diferencia al instante.

El segundo aparato realmente recupera el filo del la hoja, habrá un momento que el afilador largo ya no reviva el cuchillo y es cuando hay que utilizarlo. Hay más caros y más profesionales, pero por 20 euros que vale este, no encontrareis nada mejor. Solo hay que pasar el cuchillo por sus ranuras 20 veces, una vez cada 6 meses y con esto, vuestro cuchillo durará muchos años.

Insistiendo en el filo del cuchillo, es importante tener cuidado del mismo. Al ser tan fino es muy fácil dañarlo si no lo tratamos con cariño. Una vez lo hayamos utilizado, hay que lavarlo, ya que algunos alimentos, sobretodo los cítricos y tomates, con su ácido son capaces de corroer el filo. Por ese mismo motivo, una vez lavado, hay que secarlo inmediatamente ya que podría oxidarse. Finalmente, no lo guardéis tirado en un cajón, guardadlo en una funda, o mejor, en una plataforma de cuchillos de cocina, así nos aseguraremos de tenerlo siempre a mano y a salvo de golpes.

Sobre cómo utilizar un cuchillo, pensad que como en muchas otras cosas, lo que hayais visto en la tele o en las películas, no se corresponde con la realidad. Esa gente que corta una cebolla tan rápido que ni se les ve la mano, es porque lo han hecho infinidad de veces, no por lo maravilloso que sea el cuchillo que tienen en las manos. Con un buen cuchillo ireis muy rápido, pero no hay que tener prisa. Es importante conservar cada uno de los dedos que tengais en las manos. Con la experiencia ya sereis más rápidos.

Tampoco querais llevar el cuchillo, una bandeja y el niño del vecino a la vez. El cuchillo, si no está en uso debe estar en un lugar seguro.

Si seguís estos consejos, descubrireis que el cocinar es un placer. Con las herramientas adecuados, todo funciona correctamente, todo se convierte en natural y de repente disfrutareis como nunca habíais imaginado.

El siguiente paso será querer más cuchillos. Aquí ya dependerá más sobre el tipo de comida que querais cocinar. He leído en innumerables sitios que el mejor cuchillo es “la puntilla”, un cuchillo pequeño, pero muy afilado y versátil, pero en mi opinión está sobrevalorado. Para cortar fruta y verdura es mejor el cebollero, para pelar fruta y patatas, mejor un pelador, y para decoraciones complejas, existen cuchillos especializados, pero si estais leyendo este artículo, no penseis en ello, es demasiado complicado. La única utilidad que le veo es para deshuesar carne, pero incluso eso es innecesario ya que el carnicero lo hará por vosotros si se lo pedís.

Existen infinidad de cuchillos: de pescado, jamoneros, de verdura, para romper huesos, de cerámica… pero eso será en otro post.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 Responses to El Cuchillo

  1. Rochercide dice:

    El cuchillo tambien lo utilizo Tristan Tzara para definir el movimiento Da-da al cortar un diccionario por la mitad. Creo que es un mito, pero realmente esa es la finalidad de un cuchillo bien afilado, ah! al andar por la cocina con el cuchillo en la mano que la punta mire al suelo o lleves ya a varios nenitos ensartados en el cebollero, no es muy recomendable, ya que te pueden encerrar en un psiquiatrico de por vida ( lo digo por experiencia) espero que este apunte os pueda ayudar un poco a entender porque un cuchillo bien afilado es tan importante, matar siempre, dejar a alguien malherido nunca! 😀

  2. jazzmic dice:

    También es importante recordar que no es recomendable correr con el cuchillo entre los dientes, sobre todo si llevas un parche en el ojo.

  3. cosuqui dice:

    a mi tambien me encanta tener un cuchillo y una tabla de cortar decente, me encantan los cuchillos de ceramica y en especial el cichullo de oro con filo de diamantes.. una pieza unica!!

  4. Pingback: Iberochina « Jazzmic

  5. kastroboy dice:

    ¡Qué bueno, Jazzmic! Estaba buscando por internet información de cuchillos recordando lo que me explicaste el otro día… y encuentro tu página. Muy interesante tu artículo.

  6. jazzmic dice:

    Muchas gracias! en realidad no es más que una pequeña introducción al mundo de los cuchillos, pienso hacer una segunda parte del artículo un día de estos.

    Por cierto, que si te animas a comprar uno, te recomiendo la tienda Iberochina, te dejo el link del artículo que escribí:

    https://jazzmic.wordpress.com/2010/01/12/iberochina/

  7. juan Diaz dice:

    Como conseguir y cual es el costo de un cuchillo de cerámica?

  8. jazzmic dice:

    Hola Juan, gracias por escribir!

    Los cuchillos de cerámica no suelen ser tan caros como los de aleaciones metálicas profesionales, pero sí más caros que algunos cuchillos más sencillos. El precio puede variar según la marca (te recomiendo los Kyocera) y el tamaño, pero por darte algún precio, diría que los puedes encontrar a partir de 30€.
    Sobre donde comprarlo, los encentarás en casi cualquier gran centro comercial, tienda especializada en cocina o incluso ferretería, y sino internet!

    Sobre los cuchillos de cerámica te diré que están bien afilados por mucho tiempo y no se oxidan, pero también hay que afilarlos de vez en cuando y tienen la odiosa manía de partirse, por lo que solo se utilizan para cortar verduras, nada que requiera fuerza como por ejemplo deshuesar un pollo, por eso y aunque tengo uno, yo prefiero los metálicos.

    Lo que si te recomiendo son los peladores de cerámica, esos sí que son útiles!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s