Visita a la plantación de té Obubu de Kyoto

Gracias a Yoko, de The Matcha House, conocí a Matsu, copropietario de los campos de té Obubu donde además de la producción y venta directa y por internet de varios tipos de té, ofrecen pequeñas visitas formativas en las que enseñan las bases de la preparación del té verde así que sin pensarmelo dos veces, me apunté. Este es un pequeño resumen de la experiencia.

Las plantaciones Obubu se encuentra en Wazuku, a una hora en tren desde Kyoto y donde se cultiva el té desde hace más de 800 años. El lugar está poco poblado lo que es ideal para garantizar la pureza del aire, el agua y la tierra. A cambio es un lugar donde es fácil perderse, por lo que lo mejor es hacer una reserva en caso de estar interesados y cuando lleguemos en tren, nos pueden acompañar.

La llegada es a las oficinas centrales donde se nos da una pequeña explicación de lo que se va hacer en la visita y donde además es posible vesitrse con unos trajes tradicionales que harán que la cosecha tenga un aire más tradicional. A continuación nos acompañarán a uno de los campos y aquí es donde toca arremangarse y ponerse manos a la obra.

La planta se mantiene con una altura de poco más de un metro, pero lo que se recogen son las dos hojas superiores de los nuevos brotes. Eso hace que pese a ver grandes extensiones de plantaciones, la producción no sea tan grande y mejor no hablemos del dolor de espalda pasados a penas unos minutos. Si bien es cierto que existen máquinas que agilizan el proceso, no son perfectas así que luego hay que revisar cada una de las hojas recogidas.

Pero en realidad fue muy divertido y la sensación de estar en contacto directo con la naturaleza, nos hizo recordar a los habitantes del asfalto como yo, lo agradable que puede resultar estar en el campo ( sobretodo cuando te dejan todo preparado :p )

Tras una exageradamente escasa colecta, debido en parte a la lluvia que nos detuvo, pero sobretodo a nuestra obvia falta de experiencia, volvimos a las oficinas centrales donde nos preparamos para el siguiente paso: la transformación de la hoja en sencha. Para ello dividimos la cosecha en unas porciones (que debieron ser aumentadas con una cosecha de última hora) y en grupos nos pusimos a secar las hojas.

El proceso que utilizamos se llama “Kama Iri” que significa “cocción en olla” y es exactamente lo que hicimos. En primer lugar calentamos a fuego bien fuerte una olla y entonces pusimos las hojas dentro. Como no deben quemarse, hay que moverlas constantemente ya que en este momento son muy delicadas.

A continuación sacamos las hojas de la olla y las prensamos para que salga el máximo de agua posible. En la forma tradicional se utilizan las manos y como podéis imaginar, es algo bastante pesado, aunque ya comienza a intuirse el aroma final. Tras un buen rato de prensado, pasamos las hojas de nuevo a la olla para que se sequen un poco más con el calor y además facilitar que en el siguiente prensado salga más agua.

Este proceso se repite una 5 veces o hasta que, como ellos dicen, las hojas hacen un sonido parecido a “sara-sara”. En ese momento las hojas habrán quedado reducidas a una décima parte del volumen que tenían cuando las recogimos. Y con esto, hemos conseguido nuestro Kama Iri Sencha. En el caso del matcha, este sería el momento en el que moleríamos la hoja.

Como premio a nuestra dedicación, nos ofrecieron algo de comer, que por supuesto incluía hojas de té en diversas presentaciones como tempura, una sopa ligera o incluso un delicioso kakigori con jarabe de matcha y matcha espolvoreado por encima. Todo estaba delicioso!



Además de las visitas, ofrecen algo que en Japón llaman “Community Supported Agriculture”. La idea es que tu adquieres unos cuantos metros cuadrados de plantación y ellos a cambio te envían parte de la cosecha. Este acuerdo es muy interesante porque siempre recibes el té en cuanto ha sido recolectado (su mejor momento) y ellos a cambio tienen cierta estabilidad. Este tipo de acuerdo en realidad no es tan extraño y lo he visto en otros lugares del mundo, por ejemplo, en Girona hay una empresa que te permite tener una vaca de tu propiedad y a cambio te envían leche fresca y quesos. Es un tema en el que espero poder profundizar algo más y escribir sobre ello.

En cuanto a las visitas a las plantaciones Obubu, podéis hacer la reserva en la web oficial www.obubu.net/oblog/ en japonés o en www.obubutea.com en inglés. Las visitas son en japonés, pero próximamente los ofrecerán también en inglés. En mi caso ha sido una grata experiencia que estoy seguro hará que disfrute aún más cada vez que me tome una taza de té. Totalmente recomendado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 Responses to Visita a la plantación de té Obubu de Kyoto

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. gusanito dice:

    qué experiencia tan maravillosa!!!
    y qué bien explicado el proceso de recolección del té!
    felicidades!

  3. Sysku dice:

    Envidia de la buena 🙂

  4. jazzmic dice:

    Me alegra que os haya gustado, siempre motiva para escribir otro post :D!

  5. JPJ dice:

    Esto buen post, pero… Jazz, ¿es indispensable llevar pijama para trabajar en esa plantación?

  6. jazzmic dice:

    Pues no pregunté si se puede trabajar sin nada puesto, pero creo que en el caso de algunos, mejor que al menos lleven pijama!

  7. 昨日は窯においで頂き、有り難うございました。
    お茶摘みを体験されたんですね。
    削り氷は抹茶が濃くかかっていて薫り高くて美味しそう!
    これからも見せていただきますね。  

  8. Precioso post! Yo tendré el placer de vivir y aprender con ellos unos meses… No veo la hora de llegar a ese maravilloso país!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s